lunes, 26 de octubre de 2009

Viudez


Me haces falta, mi amor,
realmente me haces falta.
Hace mucho que tu ausencia
me desgarra hiriendo el alma.
Porque me siento muy sola
entre almohadones y sábanas,
se siente fría, muy fría
la inmensidad de la cama.
Tus retratos me miran
como si realmente miraran,
y escucho tu voz distante
como si se alejara,
de ti espero el regreso
mirando por mi ventana,
y en cada niño que miro
veo tu sonrisa diáfana.

Extraño nuestras tertulias
que en las noches se forjaban
con tintes de picardía,
consolándonos en calma
a cuanta pena afligiera
en algún rincón del alma
pero con tanta alegría
que a ratos se acompasaba
con reproches y ternuras
que toda pareja comparte.
¡Qué sola que me has dejado!
¡qué mal que he hecho en dejarte!